jueves, 28 de octubre de 2010

Autonomía y deber

La autonomía no consiste en hacer todo lo que nos venga en gana sino en pensar qué valor tiene aquello qué deseamos realizar. Al valorar establecemos un preferencia con respecto a las distintas formas de conducta, percibimos cualidades "mejores" o "peores" en los diferentes comportamientos y, sobre todo, nos vemos obligados a ser consecuentes con nuestras decisiones y a formular normas de conducta; nos damos cuenta de que no podemos actuar un día en un sentido y otro en uno diferente, pues hemos de responder ante nosotros mismos y ante otros sobre la dirección que estamos dando a nuestra existencia.

Al valorar los actos y normas nuestras preferencias descubrimos el deber ético. Éste no consiste en algo impuesto desde el exterior, tal es la obligación hetéronoma; por lo contrario, el deber proviene de las propias convicciones, de lo que nos parece preferible, pues para la libertad responsable sus valores se convierten en una ley que obliga a serle fiel.

El deber significa que aquello que hemos descubierto como un valor debe prevalecer en nuestras acciones. Por ejemplo, cuando descubrimos que es preferible respetar a los demás y ser justos en nuestras relaciones interpersonales, estamos captando que la justicia es un deber que debe prevalecer en todos nuestros actos.

Al conocer el deber que nos imponen los valores, la libertad deja de ser indeterminada. Ya no es posible optar en cualquier sentido, sino que la libertad ha recibido una determinación, pero si ésta proviene de lo que nosotros mismos hemos decidido, se vuelve una libertad autónoma. En otras palabras, la autonomía consiste en descubrir la capacidad de guiar la vida según las propias convicciones, en ser capaces de "escuchar la propia voz" de nuestra conciencia y no dejarnos llevar simplemente por lo que los demás dicen y esperan de nuestro comportamiento.

Todos los valores básicos y universales implican determinados deberes que involucran a la comunidad.¿Cómo realizar la igualdad, la tolerancia, la justicia si los individuos no reconocen que estos valores se imponen en las relaciones que conforman a una comunidad? El sentido del deber se comparte con los otros y la aspiración a alcanzar la autonomía individual trae consigo la conciencia de que los demás también deben ser autónomos, que de nada sirve ser libres y autónomos si los que nos rodean, los que forman parte de nuestra sociedad, no actúan también de forma autónoma y no son capaces de reconocer y acatar determinados deberes.

REFLEXION:

1.- ¿ Has visto la película del Rey León? ¿ De qué nos habla?
2.- ¿ Has visto la película del Pinocho? ¿ De qué nos habla?

ACTIVIDADES:

1.- ¿ Qué entiendes por valor ético?
2.- ¿ A qué se refiere el autor al mencionar "escuchar la propia voz"?


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada